viernes, 7 de noviembre de 2008

Crossroads

De nuevo vuelvo a tener la vida pendiente de un interrogante, o de varios. Ya ni siquiera sé las preguntas que debo contestar. Únicamente vuelvo a sentir la incertidumbre llenando mis días de una extraña sensación, mezcla entre el miedo pausado de lo desconocido que está por llegar, y la tranquilidad del que siente que ya no tiene nada que perder.

Me vuelvo a ver sentado en la casilla de salida, mirando unas fichas sin saber muy bien cómo moverlas, y con unos dados que parecen trucados de suerte muy confusa.

Me precipito a lugares que no acierto a reconocer, sorteando caminos que ya he transitado anteriormente y por los que me niego a volver a pasar.

Y mientras, entre circunstancias y devenires, voy descubriendo muchas más partes de mí llamando a mi puerta. Y yo sigo abriendo sin mirar, confiado, sin tener claro si alguna de ellas no vendrá en son de guerra.


La vida y yo seguimos apostando a la carta más alta. Y hay algo que me dice que la banca siempre gana..

2 comentarios:

MâKtü[b] dijo...

la banca, que es muy sabia. Yo tampoco gano mucho en las partidos que exo...y eso que dicen de afortunado en el juego desafortuando en amores, es mentira, soy desafortunada en todo xD

Que tenga nuevos fans no significa que no me de cuenta que ya no me comentas :(

Bye!

Proyecto de Escritora dijo...

Lo nuevo da siempre cierto temor al que pasará, pero hay que seguir hacia delante, como tu dices, apostando con que el camino elegido es el correcto. Y seguro que aunque no lo sea, te aportará cosas buenas, (además, si no es el correcto nunca te enterarás si el otro camino era mejor o era peor).

Un beso!