domingo, 24 de agosto de 2008

Hasta luego

Nunca me han gustado las despedidas. No te dejan hablar ni pensar. Además, dejan un sabor amargo en la boca, un nudo en la garganta y, lo que es peor, un enorme vacío en el corazón.

Nunca digo adiós, ni tampoco me gusta que me lo digan. Siempre resulta mejor un "Hasta pronto" , "Hasta luego", "Nos vemos"... pero nunca adiós.

Adiós sabe como a portazo en la cara.

Es como un punto y final, una forma de cambiar de párrafo. Demasiado frio. Siempre me han gustado más los puntos y seguido, al menos dan la posibilidad de ilusionarse.

Prefiero saber que nos volveremos a ver, que iré, que volverás, que hablaremos, que reiremos, que compartiremos...

Me gusta no saber cuando, pero tener la certeza de que las ausencias no durarán demasiado tiempo.

Lo que más me gusta es saber que las despedidas no son para siempre y que el vacío que dejan volverá a llenarse en el reencuentro...


Un abrazo, un beso y un... hasta luego.



Cursi, lo sé, pero me da igual! ¬¬

3 comentarios:

MâKtü[b] dijo...

si es cursi xD
xo weno k le vamso a acer, si la rubia se a ido ya y se mereciauna despedida asi, demossela, todos se la merecen;)

Missindiferencia dijo...

las fotos osn de nuetsro viaje de fin de curso.. ains.. qué dias aquellos.. ojalá pudiese volver con todos ellos otra vez!:)

bueno y tu que? triste por tenet que despedir a alguien? =P
bueno ya se que en vez de decirta adios cuando te vea te dire hasta otra jose! jajajaja


uunn beesoo! =)

Saphy dijo...

En mi caso también dejan alguna lagrimilla...

Aunque bueno, todo depende de la persona de quién te despides, eh?

¡jajajaja!

Pero coincido en lo del adiós, yo hace años que dejé de decirlo ;)